Jugando en casa

En estas vacaciones también es bueno aprovechar con la familia en casa, compartiendo desde la intimidad de nuestro hogar.
Esto no implica que no podamos hacer cosas diferentes y divertidas.
También lo divertido puede educar y formar.
Acá les comparto algunas sugerencias:
1. Trabajar un huerto o arreglar el jardín.
Compartir tiempo en familia, admirar la naturaleza y emprender un proyecto en equipo son sólo algunas de las ventajas de esta actividad. Pueden leer más sobre los beneficios de Hacer un huerto casero con los niños y cómo hacerlo en los siguientes artículos:

Nuestro primer Huerto casero

Nuestro Huerto casero en Flor

Mi jardín es mi huerto

2. Juegos de mesa.
Este tipo de juegos fomentan la tolerancia y la paciencia, ayudan a los niños a aprender a esperar su turno, respetar las reglar y saber perder.

20140418-020159 p.m..jpg

En casa nuestro favorito es el Dominó, pero también están el Bingo, Damas chinas, Rompe cabezas, entre otros.

3. El Rey dice.
Este es un juego muy conocido, donde uno de los jugadores es El Rey, quien demanda al resto de los jugadores que realicen diferentes acciones, iniciando cada petición con la frase: “El Rey dice…”
Nosotros en casa lo usamos para motivar a los niños a realizar un mandado.
Por ejemplo, yo les digo: Yo soy la Reina y la Reina dice… Que cada uno llevara sus platos a la cocina. Así ellos colaboran y lo hacen jugando.

4. Cuéntame una historia.
Este juego lo inventamos nosotros. Usamos tarjetas con imágenes y cada uno va creando una historia con la tarjeta que va saliendo.
Nosotros usamos estas, pero se puede usar cualquiera con imágenes de figuras, animales y toda clase de cosas.

20140418-023200 p.m..jpg

Este juego nos encanta porque es muy divertido, y cada vez es diferente. Es un reto a la imaginación e improvisación. Además nos puede servir para ampliar el vocabulario de nuestros nenes.

Espero aprovechen estos días para compartir en familia.

Enfermedad Mano – Pie – Boca

Desde el sábado estamos experimentando en casa una enfermedad nueva. No sólo nueva para mis hijos, sino en general; mis hermanos y yo no supimos nunca de este padecimiento.
Lo bueno es que no es grave, lo malo es que es contagioso.

Como se imaginarán mi mayor preocupación es Nicolás, que con 5 meses es el más pequeño, pero al parecer la Leche Materna lo ha blindado porque no ha dado señales de contagio.

La Enfermedad Mano – Pie – Boca es una infección de la piel, de origen viral, que se manifiesta con erupciones rosadas, parecidas a salpullido, solo que no pican. Algunas pueden llegar a ser ampollas, generando molestias y hasta dolor, principalmente las que se ubican dentro de la boca y garganta. A mis hijos les comenzaron en boca y palma de las manos, pasando luego a rodillas, pies y codos.

Según el Pediatra Dr. Frankz Rosenberg Casamalhuapa, el virus es adquirido a través del contacto con otros niños portadores de esta condición. Las lesiones desaparecen solo en 3 a 5 días y requieren solamente la higiene usual con un jabón neutro y agua tibia. El uso de cremas y pomadas debe evitarse, ya que son productos prescritos solo por pediatras.

La única recomendación es que los niños contagiados o con sospecha de la enfermedad estén lejos de otros niños, para evitar contagio; y acudir a un médico de inmediato para asegurar que se haga un diagnóstico correcto.

Acá les comparto algunas fotos de las lesiones. Dado que esta enfermedad no tiene tratamiento y dura de 7 a 10 días, espero que la otra semana los peques estén ya recuperados.

Agradezco al Dr. Casamalhuapa (Dr.frankcasa@hotmail.com), Pediatra y Master en Salud Publica, su colaboración para realizar este artículo.

Puedes realizar tus consultas online al Dr. Casamalhuapa visitando la Fan Page en Facebook de la Revista Maternity and Kids.

Entrevistando a Daniela

“Los niños tienen una lógica distinta, otra manera de entender el mundo, otra manera de habitar la realidad y de revelarnos muchas cosas que ya hemos olvidado”, explicó Javier Naranjo, a BBC Mundo.

El compilador retomó definiciones elaboradas por niños colombianos, sobre diferentes cosas de la vida. Las definiciones – casi 500, para un total de 133 palabras diferentes – fueron compiladas mientras Naranjo trabajaba como maestro en varios colegios. Fuente: Artículo El diccionario de niños que sorprende a los adultos.

Algunas de las definiciones…

  • Dinero: Cosa de interés para los demás con lo cual se hacen amigos y no tener esto, hace enemigos (Ana María Noreña, 12 años)
  • Dios: Es el amor con pelo largo y poderes (Ana Milena Hurtado, 5 años)
  • Envidia: Tirarle piedras a los amigos (Alejandro Tobón, 7 años)
  • Iglesia: Donde uno va a perdonar a Dios (Natalia Bueno, 7 años)
  • Luna: Es que nos da la noche (Leidy Johanna García, 8 años)
  • Madre: Madre entiende y después se acuesta a dormir (Juan Alzate, 6 años)

Es impresionante la seguridad con que los niños se expresan y la sabiduría tan sencilla pero profunda a la vez, que muestran sus palabras. Sorprende y conmueve.

A raíz de este artículo me aventuré a cuestionar un poco a Daniela sobre la definición de algunas palabras. A pesar de ser más pequeña que los niños que participaron en el libro, sabía que sus respuestas serían reveladoras y claras.

Cuando le dije que haríamos un juego de palabras se mostró atenta y dispuesta a colaborar. Les comparto algunas de sus respuestas…

  • PAZ: dar la mano y pensar en los amigos.
  • ¿QUÉ HACE MAMÁ?: limpia los mocos y le da leche a Nicolás.
  • ¿QUÉ HACE UNA HERMANA MAYOR? respetar a sus hermanos.
  • DÍA FAVORITO: sábado.
  • DIOS: el que da la paz.
  • ¿QUÉ QUIERES SER CUANDO SEAS GRANDE? una princesa.
  • ¿QUÉ HACEN LAS PRINCESAS? limpiarse los mocos con un pañuelo.
  • ¿QUÉ MÁS HACEN? juegan y aprenden.
  • ¿CÓMO SE LLAMA EL PAÍS DONDE VIVIMOS? El Salvador.
  • FAMILIA: donde hay amor.
  • ¿CUÁNDO PLATICAS CON DIOS ANTES DE DORMIR, QUÉ TE DICE? que haga caso y me porte bien.

No dejemos de ser niños, no perdamos la capacidad de maravillarnos por las cosas sencillas de la vida. Que lindo cuando nuestros hijos nos dan lecciones tan valiosas como esta.

Carta a mis hijos Roberto y Nicolás

Luego de varias semanas de no escribir en el blog, tengo esta necesidad que no puede esperar de sacar tantos pensamientos retenidos en mi cabeza y corazón de madre.

Y es que al verlos dormir, es como si mi interior se llenara de tanto amor, que no me cabe, y esa energía debe salir de alguna forma.

Principes dormidos

Siempre me he preguntado qué pensarán nuestros hijos cuando lean que los momentos claves de su vida, han sido compartidos y detallados al mundo, por medio de un post en un blog, o con una foto en una red social o con un comentario en un chat. Tendremos que esperar para saberlo.

Lo que sí espero es que algún día, cuando tengan edad, mis hijos lean este post, porque es para ellos:

Queridos hijos:

El amor que siento por ustedes y su hermana es inexplicable, solo una madre puede entender lo que es tener a tu corazón fuera de tu cuerpo. Y yo lo tengo afuera y partido en 3 partes diferentes pero igual de maravillosas. Es así.

Dios, en su infinita y misteriosa voluntad me destinó para ser su madre. Cada día me esfuerzo por cumplir esta tarea lo mejor que puedo. A veces fallo y a veces lo hago mejor, pero siempre con todo mi amor.

Hoy quiero hablarles a ustedes dos, Roberto y Nicolás, los hombrecitos de la casa. Se que aún son muy pequeños para leer esto, pero espero que cuando lo hagan, traten de tomar mis palabras y aplicarlas a su vida, sin importar la edad que tengan o qué situación estén viviendo.

  • La relación entre hermanos es para siempre. Cuándo quieran compartir un secreto, que sus hermanos sean los elegidos para guardarlo.
  • Los hombres y las mujeres son diferentes, no esperen ni pidan a una mujer que se exprese y sienta como ustedes. Cuando no las entiendan, solo denles un abrazo.
  • La mejor forma de demostrar a una mujer que la amas es respetando y valorando sus ideas.
  • No se puede juzgar el éxito de un hombre por una etapa de su vida, así como no se puede pedir a un árbol que de frutos en invierno o como no se puede esperar que un fruto esté dulce si aún le falta madurar. Todo a su tiempo.
  • No hagan nada pensando en si es correcto ante mis ojos o ante los ojos de los demás; solo deben dar razón de sus actos a Dios y a ustedes mismos.
  • Antes de llorar, frustrarse y enojarse, deben buscar soluciones ante cualquier cosa que los preocupe.
  • Siempre esperen lo mejor de las cosas y las personas, igual las cosas siempre fallan y las personas también; pero ustedes siempre lo verán como una oportunidad y no como un problema.
  • Hay muchas cosas sobre las que no tendrán control, ni podrán cambiar; lo que si pueden cambiar es su actitud ante esas cosas que pasan a su alrededor. Y la mejor actitud viene acompañada siempre de una oración y una sonrisa.
  • El amor y la paciencia son la llave de toda puerta cerrada. El amor nos ayuda a abrirla y la paciencia nos ayuda a esperar a que sea el momento de ser abierta.
  • Cuándo no sepan qué hacer busquen en el silencio a Dios, en nuestro consejo la guía y en la mano de un amigo la fuerza.
  • Que nunca NADIE les impida reír hasta llorar, cantar bajo la lluvia, equivocarse y pedir perdón, llorar por un ser que se marcha y bailar en público.
  • Luchen por sus sueños, aunque parezcan locos o imposibles. Porque nada es imposible para Dios, y si él puso esa semilla en su corazón, él dará las herramientas para que de fruto.
  • Sea lo que sea que deseen hacer en la vida, su papá y yo estaremos siempre expectantes, para cuando necesiten de nosotros. 
  • Los problemas vendrán, siempre vienen, son parte de la vida. Pero si confían en Dios y buscan soluciones y oportunidades en su nombre, en medio de las dificultades siempre tendrán una sonrisa. Y al final los problemas pasarán.
  • La felicidad no la da una profesión o posición de poder, un auto o una pareja. La felicidad es recorrer el camino de la vida sabiendo que esa profesión te hará mejor persona y podrás ayudar a otros, que ese auto es una herramienta o medio y no un fin; y que quien está a tu lado te ama y tiene a Dios en su corazón.
  • Recuerden siempre que los amo.

Hijos la vida es hermosa, y aunque está llena de eventos a veces dolorosos y personas que buscan dañar a otros; de ustedes depende ser diferentes, ser luz y llevar paz donde sea que vayan. Yo confío que así será.

Su mamá