Los 10 Nuncas del Matrimonio

A pesar de tener poco tiempo de casada, he tenido la bendición de recibir consejos de muchas personas.

Con base en esto y en mi propia experiencia, he aquí las 10 cosas que NUNCA debemos permitir en el matrimonio, sin importar cuánto tiempo haya pasado desde que dijimos SI para toda la vida…

1. Nunca cuentes a tu familia los problemas con tu esposo

La ropa sucia se lava en casa, reza un dicho muy sabio. Es mejor que los problemas se hablen y se resuelvan entre tú y tu esposo. Involucrar a terceros, solo complica las cosas, ya que aunque la tormenta pase, los miembros de tu familia siempre lo recordarán, o peor aún, tomarán partido de forma poco objetiva.

2. Nunca hables mal de tu esposo con nadie

Este punto está relacionado con el primero. Si tienes algún problema con tu esposo, la comunicación sincera y oportuna es la mejor solución. Si deseas consejo, busca a alguien neutro, ajeno a la familia, de preferencia a un director o asesor espiritual o alguna pareja con más experiencia.

3. Nunca veas a tu esposo como un enemigo

Recuerda siempre que tu esposo y tú son un equipo. Ambos deben trabajar juntos para resolver sus problemas, no culparse ni agredirse el uno al otro. Trata de atacar al problema y no a la persona. Toma en cuenta que ceder en algunos aspectos ayudará a tu relación.

4. Nunca te duermas sin terminar una discusión

A veces la indiferencia o el silencio parecen resolver los problemas, pero esto no es cierto. La mejor herramienta es la comunicación oportuna, cuando ambos tengan sus pensamientos claros y fríos. Tómate un tiempo para meditar antes de hablar, pero no dejes que la discusión termine hasta el día siguiente, esto sólo empeorará las cosas.

5. Nunca recuerdes discusiones, desacuerdos o personas del pasado

Deja atrás el pasado. No caigas en la tentación de mencionar o traer al presente aspectos olvidados de tu relación matrimonial, que puedan generar más problemas. Tu principal motivación debe ser resolver el problema, no volverlo más grande.

6. Nunca discutas frente a tus hijos

Los hijos deben ser un factor de unión en el matrimonio. Una pelea frente a ellos no solo puede generar inseguridad a tus hijos, sino también efectos a largo plazo como agresividad, ansiedad y depresión.

Si tienes algo que discutir, busca el momento adecuado, que puede ser al final del día, cuando los niños duermen. Si no puedes esperar, busca un lugar donde puedan hablar sin ser escuchados. Claro, está de más decir, evitar los gritos y no elevar la voz.

7. Nunca digas “Te lo dije”

Evita mencionar esta frase dentro de una discusión, ya que solo causará elevar los ánimos y hará más difícil arreglar el desacuerdo. Si tú en efecto le advertiste sobre algo en específico, y él no tomo en cuenta tus observaciones, el recordárselo no facilita las cosas. Lo que puedes hacer es mostrarle apoyo ante esta dificultad y hacerle ver que de todo podemos aprender, para no volver a cometer dos veces el mismo error.

8. Nunca hables ni pienses en singular

Desde el momento en que ambos dijeron “acepto” se convirtieron en una sola carne y una sola alma. Esto también implica compartir los bienes materiales, por lo que debes pensar siempre en plural al tomar decisiones, principalmente las que implican dinero. La prioridad debe ser el bienestar y tranquilidad de la familia, antes que las necesidades y caprichos personales de cada uno.

9. Nunca pongas a tus hijos antes que a tu esposo

Si bien es cierto los hijos demandan atenciones y cuidados de parte de la madre, debes tener siempre claro que la prioridad debe ser tu esposo. Si tú y tu esposo están bien como pareja, tus hijos lo estarán. Su armonía y alegría genera un ambiente estable y feliz para tus hijos. Cada día debe estar lleno de detalles para volver a enamorar a tu pareja, resaltando sus virtudes y no sus defectos.

10. Nunca dejen de orar juntos

Por último, pero lo más importante, coloca a Dios como centro de tu vida matrimonial y familiar. Si Dios está presente en si vida cotidiana y en todas sus decisiones, ten por seguro que el amor reinará en tu hogar.

La oración debe ser pilar fundamental de cada momento y acción del día, buscando santificar hasta el mas mínimo detalle. Esto fortalecerá el alma de tu familia y la defenderá en los momentos de crisis.

Matrimonio para un tiempo nuevo

Libro Matrimonio para un tiempo nuevo

Autor del libro: Antonio Vázquez

Con un tono familiar y muy pedagógico, el autor de este libro de 257 páginas, nos introduce ágilmente en el tema del matrimonio, dejando a un lado su romanticismo y brindando una perspectiva amplia y práctica de lo que él llama “un proyecto de vida”.

El libro comienza ubicando al lector en el contexto actual, realidad en donde el matrimonio es visto como una opción más y en donde se ha perdido el respeto a la familia y los valores familiares. En ese marco, lograr un matrimonio pleno y feliz se dificulta, según el mismo libro, no importa en qué etapa nos encontremos, si es noviazgo, recién casados o con muchos años de unión matrimonial, la formula es la misma.

Lo primero es entender las diferencias naturales entre hombre y mujer, ya que la tolerancia y comprensión son pilares esenciales en cualquier relación, y en este caso, en el matrimonio esas diferencias deben llevar a la pareja a la complementariedad, respeto y amor de lo que el otro es y yo no soy, en eso radica la riqueza de la unión.

Previstas estas diferencias, el autor desarrolla tópicos como el amor, trabajo y familia, la importancia de la comunicación, la presencia de los hijos y la sexualidad en el matrimonio, visto como una vocación, en donde las dificultades no faltarán. El reto es como se enfrentan todas esas desavenencias y la capacidad de convertirlas en oportunidades y bendiciones.

El libro está dividido en 3 partes y luego de cada una, se desarrolla un apartado con ejemplos, casos para reflexionar y discutir, y consejos prácticos que no se deben olvidar. Al final también se incluye una guía de trabajo individual para que cada persona que lo lea pueda analizar su situación particular, a la luz de cada reflexión realizada en el texto.

La visión novedosa de este autor radica en que brinda herramientas de uso cotidiano para que, independiente del tiempo de matrimonio, hombres y mujeres puedan construir juntos un hogar, donde reine la armonía y la paz que da la presencia de Dios.