Cocina creativa y abrazable

¿No seria ideal que cada tiempo de comida nuestros hijos corrieran a la mesa y no tuviéramos que luchar para que comieran sus verduras?
Parece una utopía, pero si recurrimos a un poco de ayuda podemos hacerlo posible.
La combinación de cariño, creatividad y trabajo en equipo puede hacer más fácil que nuestros hijos coman delicioso y saludable.

Esta es la singular propuesta de #expresionsqueeze de #mccormick que nos muestra que, involucrando a nuestros hijos en el proceso creativo de la cocina, es más fácil para ellos probar cosas nuevas y saludables.

http://supercore.adm-vids.com/video_offer?pmu=cc745192&pmo=e6ec359a&pmb=898d5183&size=0&width=600&height=338&thumb=1

Esto permite compartir más tiempo en familia y fomentar valores como la generosidad y la solidaridad.

Además, ¿a quién no le gusta abrazar y apapachar con fuerza a nuestros seres queridos? De igual forna podemos usar los productos McCormick, apretando su sabor en cada receta.


Niños y niñas por igual pueden participar, incluso desde la creación de los menús, selección y compra de los ingredientes, hasta la decoración.

Puedes ver más ideas de cómo prepara platillos #expresionsqueeze en la página de Facebook, de esta original iniciativa: McCormick Mexico

En esa página también puedes ver los detalles de una promoción donde puedes ganar una cámara #goprohero al compartir la foto de tu platillo.

También puedes ver otras ideas de recetas creativas en nuestro Pinterest, tablero Comida Divertida.

Nuestra primera cita

Llegó el día. A penas un haz de luz entraba por la ventana, pero era suficiente para iluminar toda la habitación.

Aun con la ansiedad, pude comer algo y estar tranquila, esperando la hora de nuestro primer encuentro. Lo habíamos imaginado y esperado tanto tiempo!

Con una sonrisa nerviosa me coloree las mejillas y la boca. No quería parecer muy exagerada, así que opte por un look natural. La primera impresión es importante, pensé. Mas entre tu y yo había una complicidad que ya nos unía.

Mi corazón corría muy rápido mientras la hora se acercaba, y cada vez que miraba el reloj, era como si el tiempo pasaba más lentamente.
Pensaba en ti, en mi; en cómo sería cuando nuestras miradas se juntaran. Ese anhelo me tranquilizaba y esperé…
–——
Aunque mi caminar era lento y el camino parecía eterno, mi corazón ya estaba contigo.

La puerta se abrió y mis ojos se volvieron locos buscándote. El corazón se me salía por la boca. Mi sonrisa me delataba, no podía contener la emoción cuando te encontré.

Estabas ahí, tranquilo. Ese momento que tanto habíamos esperado era real.

Comencé a susurrarte al oído palabras dulces, con un tono cálido y familiar. Quería que me sintieras cerca, muy cerca y que pareciera que nunca habíamos estado separados. Me reconociste y tomaste mi mano.

No podía dejar de ver tu cara hermosa, pero al mismo tiempo tan llena de fortaleza.

Fue en ese momento donde ambos entendimos, que ese reencuentro lleno de amor, era muestra de que siempre habíamos estado juntos. Nuestros corazones se unen por un lazo mas fuerte que el tiempo y el espacio.

IMG_4216-0.JPG

Hoy nos volveremos a separar. Pero te prometo hijo precioso que cada día vendré puntual a nuestra cita. Y viviremos nuestro encuentro como si fuera el primero, hasta que podamos volver juntos a casa.

Gabriel: Te amo mi guerrero, me siento orgullosa de ser tu mamá

Mi #lactanciaentandem

Muchas mamitas creen que al quedar embarazadas deben, obligatoriamente, dejar de amamantar a su hijo mayor. En mi primera vez en esta situación yo también pensaba esto.
La falta de información que existe sobre esto y el miedo a la crítica a veces nos frenan para hacer lo que nos dicta el corazón.
Esta vez quiero compartirles mi experiencia de lactancia durante mis tres últimos embarazos:

Por instrucciones de mi ginecólogo, deje de darle pecho a Daniela cuando tenía 10 meses de edad y Bobby ya venia en camino.

La mayoría de médicos opinan lo mismo y no es porque no sean competentes, sino que saben lo básico sobre eso, no son expertos en lactancia.

Gracias a Dios el destete no fue difícil ni traumático. Un par de noches inquietas pero nada mas. Ella ya tomaba jugos y agua en vaso de piquito, así que no le costó tomarse la leche en ese tipo de recipiente.
La más afectada fui yo. Me quede muy triste por haberlo hecho y comencé a investigar más sobre el tema.

Descubrí que si tu embarazo no es de riesgo y no hay contraindicaciones médicas concretas como amenaza de parto prematuro, puedes seguir dando pecho sin problema. Amamantar durante un embarazo y / o continuar luego del parto es un tipo de #lactanciamaterna se le llama #lactanciaentandem.

Puntos claves:
1. Amamantar durante el embarazo y luego del parto a dos hijos de distinta edad no genera falta de nutrientes para ninguno de los niños ni para ti.
2. La amenaza de contracciones durante la lactancia en el embarazo está ligada a una predisposición de la madre o antecedentes de partos prematuros y no estrictamente por la lactancia.
3. La mayoría de niños mayores que maman durante el embarazo de sus hermanos menores optan solos por dejar el pecho. Esto se debe a veces por que la producción de leche baja.
4. Durante el embarazo, hay una etapa donde los pechos se ponen sensibles. Esto puede generar molestias a la hora de la toma del niño mayor.
5. Debes sentirte cómoda y apoyada si decides hacerlo.

Otros datos sobre el tema: Lactancia materna durante el embarazo y en tándem

Cuando quedé embarazada de Nicolás, Bobby tenía un año. Como ya estaba más informada, el miedo no me detuvo y seguí dandole pecho durante tres meses más. Al final él solo dejó de buscar las tomas nocturnas. Era muy comelón, así que quedaba tan sustento con la cena que caía dormido como piedra y no despertaba hasta el día siguiente.

IMG_4108.JPG
Foto: Bobby jugando con Nicolás en la panza

Al año y 5 meses de Nicolás, descubrimos que esperábamos a Gabriel. Los primeros 5 meses del embarazo Nicolás siguió tomando pecho, pero al igual que Bobby fue dejándolo por si solo.

Muchas personas opinan sobre cómo criamos a nuestros hijos. Incluso algunas de estas frases vienen de otras mamás:
– Tan grande y mamando!
– Huy eso es muy cansado.
– Yo no aguante eso, es como estar esclavizada.
– Ponte algo amargo encima y dejaran el pecho.
Además las miradas que no necesitan palabras y las murmuraciones cuando lo haces en público.

Te imaginas la mirada y los comentarios de la gente cuando me veían con barriga y dando pecho???

Yo respeto a quienes piensan diferente. Cada madre es libre de hacer lo que considera mejor para sus hijos. Por eso esperaría que las personas a mi alrededor respetaran mis opciones. Lastimosamente no siempre es así.

Para dejarlo mas claro: no es que no pueda quitarles el pecho, es que no quiero!! Me siento muy feliz de los 43 meses de lactancia que he tenido hasta ahora, sin contar los que espero tener con Gabriel.

IMG_4145-0.JPG
Foto: Nicolás haciendo cariño a Gabriel (en la panza)

Para mi dar pecho embarazada ha sido una experiencia hermosa y única. Crea una conexión especial entre hermanos y entre madre e hijos. Además me permitió respetar el proceso de mis hijos mayores y su ritmo personal de destete.

Lo importante es que tú como madre hagas lo que tu conciencia y corazón te digan, con la debida información sobre cada tema.
Siempre habrá criticas y opiniones que no compartas. Y qué!!! Ni te molestes en molestarte 😜.
Tu (y tu pareja) tienes la ultima palabra en la crianza de tus hijos.

Si decides hacerlo, disfruta cada momento con sus cosas buenas y no tan buenas. Será una experiencia maravillosa para ti y tus hijos.

Si tienes dudas puedes buscar a expertos sobre el tema o un grupo de apoyo a la lactancia o formar uno con amigas que estén en tu misma situación o tengan más experiencia.

Puedes acudir
– El Salvador: Centro de Apoyo de Lactancia Materna (CALMA)
– Costa Rica: Lactanza

Si tienes sugerencias sobre lugares donde poder solicitar ayuda o grupos de apoyo a la lactancia en tu localidad, compártelo con nosotros y nuestras lectoras.

Artículos relacionados
Infección de garganta y lactancia materna

Nuestra Señora de la Leche y el Buen parto

Lactancia es más que leche, es comunicar amor

De Alergias y otros demonios

Luego de una racha de meses con varias afecciones respiratorias, de diciembre a febrero, Nicolás había recibido ya 3 veces antibióticos y yo ya estaba angustiada y agotada.

Tomando en cuenta que esto nunca nos paso con Dany y Bobby, mi esposo y yo decidimos buscar un especialista.
Justo una amiga médico nos recomendó un Médico Pediatra – Neumólogo – Homeópata.

En la segunda cita le realizaron una prueba de alergias, en la que resultó alérgico a los lácteos y al chocolate (lo mas rico 😞). Decidimos hacer las pruebas a los otros dos y Sorpresa! Resultaron alérgicos también a algunos alimentos; Dany al limón y Bobby a los lácteos y al chocolate también.

IMG_4070.JPG Fuente: www.familiaysalud.es

Esto implicó un cambio radical en nuestra alimentación. Realizamos una reeducación no solo para nosotros, sino para todas las personas que conviven con los niños y para ellos mismos.

Ahora el tema de las alergias en los niños parece tan común que podemos tomarlo con ligereza, pero es un padecimiento que puede tener consecuencias graves o contribuir a otras enfermedades o molestias crónicas.

Es un reto diario que genera muchas dudas al principio: qué les pongo en la lonchera? Y si comen algo que no deben y yo no estoy? Cómo hago para que tengan siempre los nutrientes necesarios?

Les comparto 5 aspectos importantes que nos ayudaron y espero les sirvan a ustedes, si se enfrentan a algo similar.
1. Infórmate.
– No es lo mismo alergia a la lactosa que intolerancia a la lactosa.
La alergia afecta el sistema inmunológico y genera reacciones variadas, que van desde tos, irritación en la piel, secreción nasal; y puede variar en manifestación e intensidad de una persona a otra. Lo más común son las afecciones en la piel y en vías respiratorias como asma, bronquitis, entre otras.
La intolerancia provoca malestar en el sistema digestivo, generalmente provoca diarrea, gases o estreñimiento. También varía en cada persona.
– Lee bien las etiquetas de los productos que compras, ya que muchos pueden contener lactosa y generar una reacción alérgica.

IMG_4068.PNG Fuente: www.nyp.org

2. Busca sustitutos.
Los lácteos son fuente de proteínas y calcio, pero no son la única. Muchos vegetales contienen igual cantidad de calcio que un vaso de leche. Además existe la leche de soya, coco, arroz y almendra; que también pueden aportar nutrientes sin afectar la salud de tus pequeños.

IMG_4069.JPG Fuente: www.geisinger.kramesonline.com

Acá les comparto varios sitios donde pueden encontrar recetas y opciones libres de lácteos y otros alimentos alergenos.

Mi menú sin leche

Recetas sin lactosa

Cocina sin

3. Conoce a tus hijos.
A pesar de que Bobby y Nicolas padecen del mismo tipo de alergia, en ambos se manifiesta de diferente manera. Cada niño es único, y debemos aprender a identificar cómo cada uno reacciona ante la exposición al elemento alergeno. Hay personas que sólo con oler o tocar algo que les causa alergia ya tienen una reacción. Las reacciones o manifestaciones pueden ir desde secreción nasal, erupciones en el cuerpo, hasta un choque anafiláctico. Lo más importante es saber intervenir a tiempo, y que no se tenga consecuencias graves.

4. Comunícate.
Primero habla con tus hijos sobre sus alergias, qué cosas no puede comer o qué deben evitar. Nunca es muy pronto para comenzar. Aunque sean pequeños es bueno que estén enterados y aprendan a prevenir lo que les hace mal. Si es necesario puedes colocarles una pulsera donde se indique cual es su alergia y número de contacto en caso de emergencias; para alertar a niñeras, profesores y otras personas con las que convivan.
Los familiares cercanos y educadores también deben ser debidamente informados sobre el tipo de alergias, qué hacer y a quien acudir si algo pasa.

5. No temas decir no.
Esto es muy complejo. En casa es difícil privar a todos de los alimentos que solo algunos no pueden comer.
Es más fácil esconder los alimentos? No incluirlos en la mesa? Si, pero esto no lo podrás controlar siempre.
Es mejor educar la voluntad y la templanza de nuestros hijos, enseñarles que no siempre podrán tomar lo que vean o deseen, aunque sea rico y otros lo hagan. Así ellos actuarán según su conciencia aunque no estemos cerca.

Nosotros debemos superar esas penas humanas que muchas veces nos hacen ceder ante las presiones de familiares o amigos. Si tu tía le ofrece a tu hijo un pan con queso, es mejor rechazarlo con amabilidad, aunque la tía se moleste o se resienta, a que tu hijo se enferme.

Aunque no tenemos el control de todo lo que pasa alrededor de nuestros tesoros, espero estos puntos ayuden a hacer de este reto algo más fácil. Así será si trabajas en equipo con tu familia.