Vacaciones en familia: cómo disfrutar y sobrevivir

Llegan las vacaciones y el tiempo en familia es más valioso. Es importante organizar el tiempo libre de nuestros hijos, para que sea de aprendizaje y esparcimiento. Recuerda que el descanso no significa no hacer nada, sino hacer cosas diferentes.
Las visitas a lugares de diversión como parques, museos o tiendas son buenas opciones; pero también hay otras alternativas que muchas veces descartamos por miedo a viajar con nuestros niños pequeños, como a otras ciudades o a lugares lejanos.

Ya sea en auto o en avión, hay tres cosas que harán del viaje un sinónimo de diversión para todos y no de estrés para ti. 

1.Planifica. Haz una lista de actividades a realizar cada día. Esto no debe ser estricto o inamovible y te ayudará a tener una visión clara de qué preparar para cada día y cómo enfrentar imprevistos.

2. Práctico y sencillo. Que este sea tu lema a la hora de preparar la ropa y los utensilios que usarás. No te compliques llevando cosas innecesarias “por si acaso”, y piensa en las cosas que puedes obviar si tendrás tiendas o facilidad de comprar esas cosas en tu lugar de destino.

Recuerda contemplar juguetes que tus hijos puedan necesitar, ya que en niños pequeños tener algo que les recuerde a casa, cuando están en lugares extraños y nuevos, les da seguridad y tranquilidad. 

3. Pide ayuda. Involucra a todos en casa en el proceso de preparación.

Esto los entusiasmará y hará del proceso algo emocionante. Además la ayuda nunca cae mal y, quién sabe, quizá se te ha escapado algún detalle y los niños te lo harán evidente. 

Lleva siempre a la mano cosas básicas como agua, algunas golosinas fáciles de comer y medicinas por alguna emergencia; y disfruta de tu familia. 

No todo saldrá perfecto, pero lo más importante es hacer de cada momento único e inolvidable para todos.

Este artículo fue Publicado en el Especial de Vacaciones de ElSalvador.com

5 hechos que delatan que eres madre de 3 hijos o más

Cada hijo trae novedades a nuestra vida personal y familiar. 

“Nada será igual” te dicen cuando eres primeriza, y tienen razón. Y si decides tener una familia numerosa ni un día es igual al anterior. 

Y aunque todo cambia, hay ciertos hechos que dejan en evidencia tu condición de madre de muchos hijos, acá les comparto algunos:

1. El “orden” es ahora relativo. Aunque es importante enseñar a nuestros hijos el orden y a trabajar en equipo para lograrlo, es inevitable el caos de vez en cuando y tu nivel de tolerancia hacia ese punto específico llega a variar con los años y los hijos. Si antes te estresaban los juguetes revueltos, llega un momento en que te basta que no salgan de cierto perímetro (cuarto de juegos, por ejemplo), o al menos llegar a casa y no tropezar con uno inmediatamente. 

2. Entre tu ropa de diario no puedes evitar tener o usar alguna prenda de maternidad. Seamos honestas, nuestro cuerpo es de lo que más cambia con cada hijo y, aunque busquemos estar en forma y volver a usar esos jeans que nos gustan, estará siempre ese pantalón cómodo o esa blusa fresca a la mano.

3. La frase “si no puedes vencerlos, úneteles” tiene cada día más sentido. Y es que llega un momento del día, justo antes de la rutina de la pijama, en que los niños tienen ese último chispazo de energía; que regularmente es muy intenso. Y mientras más niños hay en esa cama, más descontrol hay; peor cuando el juego favorito es el de luchas (que es mi caso). Entre patadas y saltos mortales apenas puedo separar a dos, mientras el otro sujeto se escabulle entre las almohadas… Llega un punto en que es más fácil acelerar el proceso y ser parte de las luchas, en lugar de seguir buscando la cordura.

4. Un hijo = tres maletas para salir; 3 ó más = una mochila pequeña que el Niño mayor carga en su espalda. Esto es un hecho que parece ilógico pero es que con cada hijo nos hacemos más prácticas y relajadas al salir de casa; y también ocurrentes para solventar cualquier eventualidad que la bolsa uno y dos nos solventará al principio.

5. Si al llamar a alguno de tus hijos para regalarlo, recitas todos los otros nombres, antes de llegar al correcto; no te preocupes que solo el tono de la voz hará que El Niño correcto sepa que él es el buscado. 

Cómo preparar tu bolsillo para la llegada de tu bebé

Ser padres es una bendición, pero también un reto personal, familiar y económico. Es un reto porque implica sacar lo mejor de nosotros, aún en circunstancias donde haya variables fuera de nuestro control.

En medio de la emoción y de la incertidumbre de cómo será nuestro bebé y, como será nuestra vida en familiar y conyugal, hay cosas que sí podemos prever y preparar. Uno de estos aspectos es el presupuesto de gastos.

Lo primero es definir con tu pareja aspectos de la crianza, que también se verán reflejadas en tu nuevo presupuesto. Acá te comparto algunos ejemplos:

Lugar del nacimiento:hospital público o privado

Tipo de parto: natural o cesárea

Tipo de alimentación primaria: lactancia materna exclusiva o uso de fórmula

Cuidado del recién nacido:lo harás tú misma o contratarás a alguien como una niñera o enfermera

Tipo de pañales:usarás de tela o desechables

Además de estos detalles, puedes prepararte con ropa y utensilios básicos, gracias a tus familiares y amigos. Actualmente existen almacenes donde puedes detallar a tus invitados las cosas que deseas te regalen a la hora de las fiestas de regalos o Baby Showers. Te aconsejamos organices estas reuniones al comenzar el último trimestre de tu embarazo, ya que esto te permite hacer un inventario de qué te han regalado, devolver o cambiar cosas repetidas y hacer lista de lo que te falta.

Por último, con tu recién nacido, recuerda presupuestar sus primeras vacunas y chequeos médicos. Ten siempre un fondo para imprevistos, con niños pequeños siempre has de estar preparada. De preferencia contempla invertir en un seguro médico, cuando planees salir embarazada y pide consejo a un asesor de seguros de tu confianza.

Este artículo fue publicado en el Especial del Día de la Madre en ElSalvador.com

Cocina creativa y abrazable

¿No seria ideal que cada tiempo de comida nuestros hijos corrieran a la mesa y no tuviéramos que luchar para que comieran sus verduras?
Parece una utopía, pero si recurrimos a un poco de ayuda podemos hacerlo posible.
La combinación de cariño, creatividad y trabajo en equipo puede hacer más fácil que nuestros hijos coman delicioso y saludable.

Esta es la singular propuesta de #expresionsqueeze de #mccormick que nos muestra que, involucrando a nuestros hijos en el proceso creativo de la cocina, es más fácil para ellos probar cosas nuevas y saludables.

http://supercore.adm-vids.com/video_offer?pmu=cc745192&pmo=e6ec359a&pmb=898d5183&size=0&width=600&height=338&thumb=1

Esto permite compartir más tiempo en familia y fomentar valores como la generosidad y la solidaridad.

Además, ¿a quién no le gusta abrazar y apapachar con fuerza a nuestros seres queridos? De igual forna podemos usar los productos McCormick, apretando su sabor en cada receta.


Niños y niñas por igual pueden participar, incluso desde la creación de los menús, selección y compra de los ingredientes, hasta la decoración.

Puedes ver más ideas de cómo prepara platillos #expresionsqueeze en la página de Facebook, de esta original iniciativa: McCormick Mexico

En esa página también puedes ver los detalles de una promoción donde puedes ganar una cámara #goprohero al compartir la foto de tu platillo.

También puedes ver otras ideas de recetas creativas en nuestro Pinterest, tablero Comida Divertida.